El “tercer shock” que enfrentan las economías de América Latina debido a la subida de los tipos de interés